¿Me exijo demasiado?


Soy consciente de que en muchas ocasiones por querer cumplir por cada responsabilidad y cumplirlo con perfección sin fallar en el intento nos puede ocasionar cuadros de estrés ansiedad, a veces incluso buscamos perfeccionar cosas por las que ni siquiera deberíamos hacernos cargo o que no son nuestra responsabilidad y el que busquemos la perfección no solo es proveniente de nuestro carácter si no también de nuestra crianza o situaciones por las que hemos tenido que pasar, a veces nos ponen en un pedestal por logros que hemos obtenido y por querer mantenernos allí cometemos estos errores, las humillaciones, nuestra crianza rodeada de personas perfeccionistas que nos quieren ver a su margen o incluso a uno mayor, el miedo a fallarles, a perder o a cometer errores son los mayores motivos por los que nos acostumbramos a exigirnos y no perdonamos bajarle el ritmo o descansar.


Siempre que quieras dedicarte a cumplir un sueño o a trabajar en algo cuestionaste si en realidad es lo que tu quieres, fíjate si te ves en un futuro haciendolo, disfrutándolo, viviendo o si lo estas haciendo solamente por presión social, recuerda que eres tu el dueño de tu vida y lo hagas debe ser en su mayoría por y para ti.


Lo que puedes hacer es..

  • Escuchate, habla contigo mismo

  • Define tus sueños o metas

  • No compares tu proceso

  • Valora y disfruta tus pasos

  • Aprende de tus errores

  • Dedica tiempo a tus hobbies


Puedes empezar por aplicar estos puntos, hazlo con calma, tomate tómate tu tiempo, la disciplina y los cambios no dan resultados de la noche a mañana y para llegar a tenerlos es un proceso que si o si se debe vivir con esfuerzo, pueden exigirse cuando lo encuentren necesario pero procuren no exagerar no se permitan tener desgaste emocionales o estrés debido a eso, recuerden recuerdan que su tranquilidad y salud, especialmente la mental van de primero.


Gracias por estar aquí

Te amo



3 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo